mayo 31, 2017

Lloyd Blankfein, de Goldman Sachs, debería quizás ir a cárcel, por violar la FCPA, o ser despedido, por tonto.

1. Durante años (o ya décadas) he argumentado que cualquier soberano (y realmente me refiero a cualquier soberano) que tiene que pagar algo como 100-200% más en tasas de interés que el soberano que paga menos, con el fin de obtener financiación, no se ha ganado el derecho de contratar nueva deuda pública, hipotecando con estas a las futuras generaciones futuras.
La tasa que EE.UU actualmente tiene que pagar por dinero a 5 años es de alrededor del 2%.
3. Goldman Sachs, acaba de entregar, cerca de US $ 800 millones a los notoriamente corruptos y violadores de derechos humanos del gobierno venezolano, con el fin de obtener US $ 2.8 billones de bonos venezolanos que pagan una tasa de interés anual de 12,75, lo que se traduce en una tasa interna de retorno anual de aproximadamente 42%, 2.000% más que lo que paga EE.UU. ¿Se habrá cometido la madre de todos los actos de corrupción punibles bajo la FCPA?
4. Por supuesto, si Lloyd Blankfein, el presidente de Goldman Sachs, puede ver un retorno del 42% por prestar a un soberano, y no concluir que algo extremadamente corrupto y sospechoso está pasando, entonces debería, como mínimo minimorum, ser despedido, por demasiado tonto.
Muchos han discutido durante décadas sobre la necesidad de un mecanismo de reprogramación de deuda soberana (siglas en inglés SDRM).
Estoy totalmente de acuerdo con eso, pero eso debe comenzar por clasificar los créditos como de buena fe, dudosos o completamente odiosos. La deuda específica de Venezuela que aquí se menciona, pertenece claramente a esta última y no debe ser pagada.
PD. Venezuela, una nación con tremenda escasez de alimentos y medicinas vende gasolina a menos de US $ 2 centavos el galón. ¿Qué más puedo decir?
http://unsustainabledebtsustainability.blogspot.com

PD. Venezuela un pais donde los alimentos y las medicinas escasean, pero la gasolina se vende en menos de US$ 1 centimo. ¿Necesito decir más?

PD. Claramente nosotros los ciudadanos necesitamos mas que la banca se guíe por unas calificaciones de ética que por las calificaciones de riesgo crediticio.